jueves, 8 de diciembre de 2011

El día de la Infantería





Era por diciembre de 1585, allá por las lejanas tierras de Holanda, en la isla de Bommel, el Tercio viejo de Bobadilla: "...cinco mil españoles que eran cinco mil infantes, y cinco mil caballos ligeros, cinco mil zapadores y cinco mil diablos..." que dijera de ellos un general francés que los tuvo enfrente.
Estaban bloqueados por la escuadra del almirante Holak, que los había intimado a la rendición con la negativa consiguiente. Imposible recibir refuerzos ni suministro alguno. Holak decide abrir los diques del Mosa e inundar el terreno del despliegue español. Tan solo queda un pequeño montículo fuera de las heladas aguas, el cerro de Empel. Abandonando lo poco que tenían allí se reagrupan los españoles. Uno de ellos comienza a cavar una trinchera, que como alguien expresó más le habría de servir de tumba que de refugio, y encontró una tabla con la representación polícroma de la Virgen Inmaculada. Aquel presagio da fuerzas a los infantes hispanos. El Maestre del tercio, don Francisco de Bobadilla, grita: ¡La Virgen Inmaculada viene en nuestra ayuda! ¿Queréis que quememos las banderas, inutilicemos la artillería y ataquemos a la flota enemiga? La respuesta fue un entusiástico sí, era la tarde del día 7 de diciembre, esa noche un descenso brusco de la temperatura heló las aguas que rodeaban el reducto español y todas las fuerzas asaltaron, al amanecer del 8, los barcos enemigos, derrotándolos estrepitosamente. El almirante Holak atinó al decir aquello de : "Tal parece que Dios es español..."
La Inmaculada fue proclamada, por aquellas fechas, Patrona de los Tercios de Flandes e Italia y, por Real Orden de 12 de noviembre de 1892, sería proclamada Patrona de la Infantería Española.
Hoy, día 8 de diciembre de 2011, se celebran actos recordatorios en los acuartelamientos españoles y en muchos lugares de España, como en Torrejoncillo, Extremadura, donde la fiesta de "la encamisá", con sus imágenes impresas o bordadas de la Virgen Inmaculada, en los mantos con que se cubren los participantes, no hace más que recordar algunas de las salidas sorpresas con que los tercios españoles, la mejor Infantería del mundo, impusieron su ley en todo el mundo, ellos contribuyeron a formar el Imperio más poderoso de la historia del mundo.
En este día, mis recuerdos para todos los soldados españoles que, hoy como hace quinientos años, cumplen con su deber lejos de la patria, y para ellos, hoy mejor que nunca, el brindis del capitán y poeta Diego Hernando de Acuña (s. XVI):
"Por España, y el que quiera
defenderla honrado muera;
y el que traidor la abandone,
no tenga quien le perdone,
ni en tierra santa cobijo,
ni una cruz en sus despojos,
ni las manos de un buen hijo
para cerrarle los ojos"

Nota bene: Hace unos años, hombres y mujeres del Regimiento de Infantería "Castilla" al mando del teniente coronel, posteriormente coronel del regimiento, don Santiago Cubas, llevaron la bandera coronela de la Unidad a la capilla de Empel. Son la imágenes que ilustran la entrada.

No hay comentarios: