domingo, 27 de abril de 2014

Parque de Ingenieros, Badajoz siglo XVIII.



En la zona del campo de San Francisco se levantaban, en el siglo XVIII, diversos tinglados para almacenar y reparar los pontones y barcas de los Ingenieros de la Plaza. En 1799 se levantó esta edificación de planta cuadrada sobre una superficie de 4.032 m2 (2.617 edificados)

En 1796 el Ingeniero Gaver  habla de un tinglado, que es casi seguro que se situaba en esta zona: ...El Parque de Fortificación que se reduze a un Almazen para custodiar Herramientas con tinglados para Talleres de Carpintería es de buen servicio...

En 1799 se levanta de nueva planta o se reedifica en gran parte según la fecha que se veía en la portada. Este proyecto se basa en el trazado por Fernando Pírez, con el Vº Bº de Fernando de Gaver, en septiembre de 1797. El encabezamiento del plano dice así: Plano de un tinglado que se propone executar, en el campo de San Francisco de la Plaza de Badajoz, para custodiar los Montages, carruajes y demás Efectos correspondientes a los trenes de Campaña y de Batir, cuya capacidad se ha arreglado con respecto a la extensión en Relación de 7 de septiembre expresa el Comandante General de la Artillería D. José Vallejo que necesita...

En 1800, Samper lo califica de “nuevo tingado de Artillería” y señala que es espacioso y encierra varios carruajes y efectos del tren de campaña.

En 1801 el Ingeniero Ampudia y Valdés dice: ...El Parque de Fortificación se halla bien conservado y solo pª recorrer sus Tejados se necesitan 400 reales de vellón...

Esta cantidad es la menor presupuestada para un edificio militar de Badajoz, en este informe,  lo que nos puede indicar su reciente edificación.

Muy dañado a consecuencia de la Guerra de la Independencia, el Ingeniero Del Valle señala en 1812: …nº 43.- Tinglados donde se guardaban los puentes de barcas y pontones; que están muy maltratados y se propone reedificar por ser a propósito para un buen cuartel…,   fue reedificado en 1825... por el Cuerpo de Ingenieros con los productos del arrendamiento de la plaza de Toros enclavada en el Baluarte de San Roque y de las hierbas de los fosos y glasis de la fortificación...



El informe militar de 1913 nos dice:

...Parque de Ingenieros: Alojamiento de la Comandancia de Ingenieros con cinco pabellones, para el Señor General de la Brigada, Señor Coronel 1er Jefe del Regimiento Villarrobledo, Señor Comandante de Ingenieros, Capitán de Ingenieros y Oficial Pagador...

La descripción del Informe Oficial de 1928 lo presenta así:

...Consta de una sola planta baja, de forma cuadrangular, con cuatro crugías y un patio o jardín en el centro, dependencias adecuadas y cinco pabellones, tres de ellos de la categoría de Jefe, uno de Capitán y uno de Subalterno. El alumbrado es eléctrico, la dotación de agua según contrato celebrado con la Sociedad Anónima de “Aguas del Gévora” es de 24 m3 para las dependencias y jardín al mes; y los pabellones la que consuman según contador. El servicio a que está destinado lo presta en buenas condiciones. El año 1912 se ejecutaron obras para conseguir la independencia de los locales ocupados por los servicios de Ingenieros. Su valor aproximado es de 150.000 pesetas...

En 1965 salió a pública subasta y pocos años  después fue derribado para levantar en su lugar un centro comercial. La Sesión municipal de 14 de julio de 1967 concedió permiso...a la Inmobiliaria del Tormes S. A. para el derribo del antiguo Parque de Ingenieros...




La portada de mármol, tras muchos años de abandono[1], fue instalada en el Museo Provincial de Bellas Artes.


Tomado del libro "Apuntes para la Historia Militar de Extremadura", editorial 4 Gatos, Badajoz.

[1] En 1968 estaban abandonadas sus piezas en las traseras del Cuartel de la Policía Armada (Baluarte de San José) como denunciaba el Diario HOY y posteriormente, hasta que se recuperaron para el Museo de Bellas Artes, estuvieron en la vieja Plaza de Toros.

1 comentario:

Jesús M. dijo...

Estupendo artículo.

Me llaman la atención por lo curioso las mini-terrazas que se aprecian en la foto aérea.

Que pena que desapareciera al igual que el baluarte de San Juan. Deberían seguir ahí.

Un saludo.