martes, 19 de abril de 2022

Soldados: Alférez Mora Picado

Alf. Florentino Mora, gentileza de don José Zanca

Mora Picado, Florentino.- Alférez, Escala de Reserva, de la 3ª Compañía, Batallón II, del Regimiento de Infantería “Segovia” nº 75, de guarnición en Cáceres. Muerto el 4 de septiembre de 1921, en el combate del Zoco el Hach, durante la Guerra de Marruecos 1921-27. 
Nació en Hoyos (Cáceres) el 16 de octubre de 1875. Alistado como recluta en 9 de diciembre de 1894, en 1 de junio de 1895 paso a prestar servicio como soldado al Regimiento de Infantería “Saboya” nº 6.
Hoyos. Calle Alferez Mora, gentileza Lola Álvarez Marín.
Hoyos (Cáceres), gentileza Lola Álvarez Marín.
Formo parte del Batallón Expedicionario a la campaña de Cuba, donde por su valor seria recompensado con cinco Cruces al Mérito Militar con distintivo rojo. En 1901 seria promovido al empleo de sargento y en 1909 pasa del Regimiento “Saboya” a otros destinos en Getafe y Guadalajara. En 1913 es ascendido a brigada y en 1914 a suboficial. En 1919 asciende a Alférez de la Escala de Reserva y es destinado al Regimiento de Infantería “Segovia” nº 75, de guarnición en Cáceres y de reciente creación. En 1921 forma parte del Batallón Expedicionario a la Campaña de Marruecos, el 3 de septiembre se le confirma la aptitud para ascender a Teniente de Infantería y el 4 del mismo muere en combate protegiendo un convoy de suministros a la posición de Casabona, en el sector de Melilla.
Hoyos, lugar que ocupó la casa del Alférez Mora, gentileza Lola Álvarez Marín.

"Ecos de Cáceres. El alférez señor Mora Picado.- Este valeroso soldado extremeño nació en el pueblo de Hoyos (Cáceres). Don Florentino Mora Picado fue cabo en el Regimiento de Saboya con el cual, en noviembre de 1895, embarcó en Cádiz para tomar parte en la última guerra de Cuba. Allí estuvo peleando con gran arrojo tres años y consiguió con sus méritos guerreros cinco cruces del mérito militar. Después de repatriado, y descansar en su pueblo natal una corta temporada, volvió a ingresar en el Ejército; fue sargento, brigada, suboficial y, el 29 de junio de 1919, ascendió a alférez; al mes siguiente fue destinado a nuestro glorioso y querido regimiento de Segovia número 75, y aquí su suerte lo condujo a Melilla, con el segundo batallón, que con motivo de los lamentables sucesos de julio último fue destinado al Rif. El bizarro alférez señor Mora, al proteger un convoy el día 4 del mes pasado, desde el Zoco el Had de Beni Sicar a la arriesgada posición de Casabona, cuando el heroísmo del pundonoroso militar acometía con bravura a los traidores, encontró la muerte envuelta en una bala enemiga, fue gloriosamente muerto. Los moros estaban fortificados al borde de un barranco próximo al paso del convoy que había de proteger el señor Mora, éste a una pequeña indicación de su jefe salió al frente de su escuadra, la que emprendió la marcha con la bayoneta calada; las balas disparadas por el enemigo eran numerosas pero el señor Mora Picado, ya herido, siguió avanzando dando pruebas de un valor incalculable, hasta que con otros soldados cayó muerto a corta distancia de los rifeños. En su auxilio salió la tercera compañía, la que, con gran arrojo recuperó algunos cadáveres, no pudiendo evacuar el del alférez Mora y los soldados que le siguieron por ser mucho lo que estos valientes avanzaron. Don Florentino Mora, al despedirse en esta estación de unos amigos dijo: “Si me matan los moros, tened entendido que será cara a cara, jamás volveré la espalda…” Y a su esposa, cuando recibió la noticia de partir, dándole ánimos le decía: “No llores, la gloria más grande para un militar, es morir en el campo de batalla, derramando su sangre por la patria. Moriré sabiendo que serás, para mi anciana madre, una verdadera hija” Así fue, el alférez Mora murió derramando su sangre en el campo de batalla. Descanse en paz el valeroso soldado extremeño y sirva de lenitivo a su madre y esposa este cariñoso recuerdo." (Correo de la Mañana, Badajoz, 5 octubre 1921)
R. I. "Segovia" placa en honor a los caidos en Campaña, gentileza de don Jose Zanca.

Su pueblo natal le dedico una calle y figura en la placa homenaje a los muertos en campaña del Regimiento “Segovia” en la sala de recuerdos militares del Palacio de las Cigüeñas en Cáceres. 
Sobre este héroe extremeño, a poco más de cien años de su muerte, preparamos una más extensa biografía, para la que contamos con la inestimable ayuda de don José Zanca que nos ha facilitado la Hoja de Servicios del Alférez Mora y gran parte de su transcripción. Muchas gracias.

sábado, 19 de marzo de 2022

Regimiento de Caballería “Alcántara” 1921. Centenario de una gesta.

 

Con este título se abrió ayer en Badajoz, en el Aula de Cultura “Palacio de Capitanía” un Exposición conmemorativa de las acciones que en julio de 1921, durante los combates conocidos como “Desastre de Annual” llevó a cabo el Regimiento de Cazadores “Alcántara”, 14 de Caballería.


El sacrificio, el valor, la tenacidad y la valentía, el cumplimiento del deber llevado a sus últimas consecuencias le hicieron acreedor a la concesión de la Cruz Laureada de San Fernando, otorgada en 2012.


De manera muy didáctica, acompañada de paneles, fotografías y algunas, muy entrañables, piezas, en un corto recorrido, se nos muestran los antecedentes políticos, y tratados, que llevaron a 
España a ocupar la norteña región africana, conocida como Riff. 


Se reflejan sus protagonistas políticos y los jefes militares que la llevaron a cabo. Evidentemente, de las fuerzas militares intervinientes solo se trata del “Alcántara”: Organización, armamento, mandos, tropas, equipos, acciones y, sobre todo, los nombres.

 


Los nombres de todos los componentes, algunos de ellos desaparecidos en acción, como nuestro paisano, de Feria, el jinete José Picón González.

José Picón formando parte del 5º Escuadrón, cubrió el repliegue de la guarnición de Zoco el Telatza, murió en aquellos combates y su cuerpo, como el de otros muchos nunca apareció, o no se pudieron identificar en los dispersos restos que iban apareciendo muchos meses después tras las operaciones de ocupación definitiva del territorio, la popularmente conocida como ‘campaña del desquite’ que, tras el desembarco de Alhucemas, llevaría a la estabilidad y progreso del territorio hasta su cesión a Marruecos en 1956.

En diciembre del pasado año, en su localidad natal, Feria (Badajoz), como ya señalamos, a instancias de algunos familiares que no lo olvidan se le rindió un pequeño y sentido homenaje…faltan muchos más…

La gesta del “Alcántara” salvó a muchos soldados y permitió el repliegue de los españoles. 


Las cargas en el rio Igan son legendarias, repetidas veces, “al paso por el agotamiento de los caballos, a pie cuando estos caían” contaron los supervivientes, el mejor testigo…las bajas: De 4 jefes, 3 muertos y 1 herido; de 30 Oficiales, 21 muertos, 4 heridos, 4 prisioneros; de 6 Suboficiales, 5 muertos y 1 prisionero; de 20 Sargentos, 18 muertos, 1 prisionero; de 14 Herradores, 11 muertos, 2 prisioneros; de 63 Cabos, 53 muertos, 6 prisioneros; de 15 Trompetas…13 muertos; de 17 Soldados de 1ª, 14 muertos, 2 heridos; de 524 Soldados de 2ª, 403 muertos, 53 prisioneros…Nadie esquivó su misión ni faltó a su puesto, los herradores, los oficiales veterinarios, el coronel, que moriría ese día 22 formando parte del Estado Mayor del general Silvestre, y los trompetas, unos niños casi, ninguno quiso faltar a su cita con la gloria, y el capellán, don José María Campoy Irigoyen, muerto cumpliendo su sagrado deber en
Monte Arruit, último puesto de combate…

Y los nombres, los nombres de todos ellos, a los que el Regimiento no olvida…esa lista enorme y apretada que refleja, en cada renglón una historia de sacrificio.

En fin, va a estar abierta hasta el día 27 de este mes de marzo, si pueden, no se la pierdan.

Con mi agradecimiento al señor Sargento responsable de la misma por su amabilidad y corrección.










domingo, 13 de febrero de 2022

USBA "General Menacho", Badajoz. Relevo en el Mando.

 

El pasado 1 de febrero asistimos al relevo de mando de la Unidad de Servicios de Base (USBA) “General Menacho”. Presidía el acto el Excmo. Sr. General D. Ignacio Ojeda González-Posada, Jefe de la 2ª Subinspección General de Ejército, a quién por Ordenanza correspondía.

Guión de la USBA "Gral Menacho"

La USBA “Gral. Menacho” es la unidad del Apoyo a la Fuerza encargada de la gestión, control y seguridad de las infraestructuras de ese gran cuartel que, a finales de los ochenta comenzó a construirse en las dehesas de Bótoa, a unos veintidós kilómetros de la ciudad de Badajoz, y que recogió el nombre del heroico defensor de la ciudad, que ya llevaba el antiguo cuartel al que iba a sustituir. La unidad es responsable también del funcionamiento de todos aquellos servicios que permiten la vida de las unidades en ella alojadas, principalmente las que componen la Brigada “Extremadura” XI.

Es, por tanto, una unidad joven, que desde que las unidades comenzaron a trasladarse desde el centro de la ciudad hasta los nuevos edificios (Batallón de Ingenieros, Cuartel General…), fue proporcionando los apoyos requeridos, aunque al principio se la conocía como USAC “Bótoa”, o USAC “General Menacho”.

Las USAC,s son las unidades que proporcionan los mismos servicios, pero a cuarteles más pequeños (Unidad de Servicios de Acuartelamiento), como la tan querida para muchos de nosotros USAC “Sancha Brava”.

No sería pues hasta el año 1998, ya con casi toda la Brigada “Extremadura” reunida en la Base, cuando pasara a transformarse oficialmente en USBA y a contar oficialmente su antigüedad en el listado oficial de las unidades del Ejército de Tierra, teniendo previsto celebrar el año que viene sus primeros 25 años.

Pero volvamos al acto que nos ocupa: esta soleada mañana de invierno finalizaba el mando, tras los tres años reglamentarios, el Ilmo. Sr. Coronel de Infantería D. Juan Carlos Ayuso Redondo, para hacerse cargo del mismo el también Coronel de Infantería, Ilmo. Sr. D. Fernando Ortiz Martínez.

El coronel Ortiz, de la XLVI Promoción de la Academia General Militar, originario de Badajoz, vuelve a la Base Militar de su primer destino, en el año 1991, en que se incorporó al Regimiento de Infantería Mecanizado “Saboya” nº 6, que estaba en pleno traslado desde su sede anterior en Leganés (Madrid).

Sus primeros veinte años de carrera transcurrieron en Badajoz, primero de teniente y capitán en el Regimiento “Saboya” y, posteriormente, tras mandar la Compañía de Cuartel General XI (entonces independiente), se integró en el recién creado Batallón de Cuartel General (1997). Tras diplomarse en Informática Militar, formó parte del propio Cuartel General, donde llegó a dirigir la 6ª Sección de Estado Mayor, dedicada a los Sistemas de Información y Telecomunicaciones en dos de sus despliegues en Líbano como parte de la misión UNIFIL, de Naciones Unidas, que se sumaban a sus cuatro misiones anteriores (Yugoslavia, Irak o el propio Líbano).

A partir de su ascenso a teniente coronel, en 2012, ha ido pasando por diferentes destinos de nuestra geografía (Valladolid, Barcelona, Sevilla) hasta regresar, como decíamos, en el día de hoy a Badajoz.

La secuencia de actos de la mañana se inició en la Sala de Juntas de la USBA “Gral. Menacho”, donde se realizó la jura del cargo. El juramento o promesa de acatamiento de la Constitución, es la expresión formal y exigible a todos los que asumen un cargo o función pública, de sometimiento y sujeción a la Constitución, como norma fundamental del Estado.

El coronel Ortíz jura el cargo de Jefe de la USBA "Gral. Menacho"

Posteriormente, con las firmas de las actas y cédulas se realiza el relevo administrativo propiamente dicho, que una vez rubricado por el General Subinspector, queda debidamente cumplimentado.

Firma de las Actas de relevo 

 

De allí pasamos a la explanada de San Fernando, donde tendría lugar el acto militar que representa el paso, del mando de la Unidad, del coronel saliente al entrante.

Tras recibir oficialmente al General Ojeda y rendirle los honores de ordenanza, se pasó revista a la formación, mandada por el capitán de Artillería, D. Eugenio Mercado, constituida por una compañía, a dos secciones, más la banda de guerra de la Brigada, y posteriormente se dio lectura a la resolución oficial por la que se asignaba el mando de la USBA al nuevo coronel.

El general Ojeda pasa revista a la formación

 

Este tipo de actos representa muy gráficamente el traspaso de la responsabilidad entre los jefes saliente y entrante, pues tras dar el primero su última orden a la formación, las tropas colocan el arma sobre el hombro, posición en la que el propio general que preside da la orden, en nombre del Jefe del Estado Mayor del Ejército (JEME), de que las tropas reconozcan como jefe al nuevo coronel, y es éste último quien da la siguiente orden, de descansar las armas.

Después el coronel Ayuso entregó el guión de la Unidad al coronel Ortiz, quien a su vez lo traspasó de nuevo al portaguión, y tras saludarse, dieron novedad al general de haber efectuado el relevo, intercambiando después sus puestos en formación.

Efectuado el relevo sin novedad

Posteriormente el Coronel Ortiz dirigió a los presentes unas palabras en las que, tras agradecer al Mando la confianza para su designación y la misión asignada (“Trabajar para que la Brigada Extremadura XI encuentre las mejores condiciones posibles para el cumplimiento de sus importantes cometidos”) recordó que la difícil misión de esta unidad, como el resto de las pertenecientes a la Inspección General del Ejército, es proporcionar servicio a las unidades operativas de la Fuerza sin formar parte de ellas (“Servir para que otros hagan”).

El superior jerárquico de la USBA “Gral. Menacho” es el General Ojeda, mientras que el jefe de la Base es el general jefe de la Brigada “Extremadura” XI, Excmo. Sr. General D. Antonio Matas Balibrea, hecho que quedó claramente representado en la presidencia conjunta que, a partir de este momento del acto, se visualizaba con ambas autoridades en el pódium.

El coronel Ortíz se dirige a los presentes

 Unas palabras de recuerdo dirigidas al jefe saliente, alabando el impulso dado a la Base “Gral. Menacho” en el actual proceso de reorganización y mejora de sus infraestructuras, y un repaso de su propia trayectoria militar, brevemente descrita por nosotros más arriba, terminaron con una emotiva semblanza del general don Rafael Menacho, que da nombre a la Unidad:

… del que debemos sentirnos tremendamente orgullosos, pues no solo dirigió hasta la muerte la defensa de Badajoz frente a los invasores, sino que diariamente se preocupó porque sus tropas estuvieran alojadas lo mejor posible, estuvieran bien alimentadas y organizó a la población civil para que proporcionaran aquellos servicios que restaban operatividad a sus soldados, necesarios en todo momento para el combate.

Qué mejor ejemplo de servicio que el de aquél que dio su vida por el cumplimiento de la misión sin olvidarse un solo día del bienestar de su tropa…

 

Desfile de honor, finalización del acto

El acto finalizó con el desfile de la formación ante las autoridades, entre las que se encontraban, además de los dos generales citados, el Excmo. Sr. D. José Luis Gómez Salinero, general jefe de la Zona de Extremadura de la Guardia Civil, el jefe superior de la Policía Nacional en Extremadura, Excmo. Sr. D. Alfredo Garrido López, el Ilmo. Sr. Coronel Delegado de Defensa en Extremadura, D. Jesús Caballero Calzada o el coronel jefe del CEFOT Nº1 de Cáceres, Ilmo. Sr. D. Juan Manuel Martel Gómez, junto al resto de autoridades militares de la plaza de Badajoz y una representación de familiares y amigos del nuevo coronel.

 

  



viernes, 28 de enero de 2022

En torno al Grupo Logístico XI, Badajoz.

 

Estas modestas notan están dedicadas a la memoria del Subteniente de Caballería Pepe Mayordomo, que sirvió en el GLOG XI y  de quien tanto aprendí.

 

Forma parte de la Brigada “Extremadura” XI, Base “General Menacho”, Bótoa, (Badajoz) desde la creación de ésta en 1965, con el numeral XXI. Las reformas de 1985, lo denominaron con el numeral XI. De entidad Grupo, batallón en Infantería, está al mando de un teniente coronel.

 A su fundación, en 1965 como ya señalamos, se acuarteló en Mérida, Cuartel “Hernán Cortés”, donde estuvo hasta su traslado a la Base de Bótoa en 1996.


 La labor encomendada es dotar a Brigada de material, repuestos, evacuaciones, reparaciones y sanidad en el campo de batalla; en fin, todo tipo de suministro y gestión que permita cumplir la misión de combate, o cualquiera otra asignada a su gran Unidad.


 Su labor cotidiana, tanto en paz como en guerra, es completar/complementar el primer escalón de las Unidades con un trabajo de segundo escalón, inmediato al combatiente.

Esta importantísima labor, fundamental en todos casos, la lleva realizando ya 57 años.


 Y no se nos olvide que su labor la realiza siempre en “realidad”, no son ejercicios ni “maniobras” o “escuelas prácticas”. La alimentación, el mantenimiento, la sanidad, las reparaciones y los controles han de realizarse todos los días. En caso de conflicto su labor será la misma, añadiendo el factor de protección que fuera necesario.

El GLOG XI, no entrena, no lo necesita, su labor diaria es real, inmediata y eficaz, porque si no, se paraliza el “puño armado” de la Brigada. 

La labor silenciosa y cotidiana de los “logistas” recuerda -salvando muchas distancias- en su día a día, aquella descripción que hacía, al parecer, el historiador Flavio Josefo de la instrucción de las legiones romanas: “Sus entrenamientos son como batallas sin sangre y sus acciones sangrientos entrenamientos” Todo lo que hacen, todos los días...es de verdad.


Su más de medio siglo de labor, han llevado a nuestro Grupo Logístico XI, además del diario trabajo, a muchas y diversas Misiones Internacionales, garantizando, apoyando y sirviendo siempre a los delicados y, en ocasiones, arriesgados cometidos que las Fuerzas Armadas llevan desarrollando ya más de treinta años.

Hoy, 27 de enero, tras el solemne y cotidiano acto de arriar la Bandera y el recuerdos a los compañeros que ya no están,  han abierto una pequeña Exposición en el Aula de Cultura “Palacio de Capitanía”, que estará solamente hasta el sábado 29 a mediodía, abierta al público y cuya visita recomiendo para acercarse levemente a la ingente labor que desarrollan.

Mañana celebrarán el Acto oficial, en la Base “General Menacho”, de conmemoración de San Juan Bosco, patrón de los Especialistas -en pequeño el GLOG es un trasunto del Ejército, allí forman y laboran de consuno todas las Armas y Especialidades técnicas, mecánicos, almacenistas, alimentación, sanitarios, conductores, armamento, transmisiones, etc- y por la tarde se cerrará la Jornada con una conferencia, en Capitanía, del Excmo. Sr. General D. Francisco Corpas Rojo: “El nacimiento de la logística en el Protectorado de Marruecos”.