viernes, 23 de julio de 2021

Regimiento Acorazado “Castilla”: El Patrón del Centenario.

Escribo estas líneas el 22 de julio del 2021. Se pierde el día con el rojo singular, espectacular, y el calor de esta tierra badajocense. Hace un siglo, en los campos del norte de Marruecos, popularmente el Rif, se consumaba una tragedia, el rojo era de sangre. 
El derrumbe de la Comandancia General de Melilla, el abandono precipitado, desordenado, la huida del campamento de Annual y el ataque feroz, con el que ya estaban amenazando desde hacía un tiempo los cabileños y al que se unieron, traidoramente, algunas de las fuerzas indígenas del Ejército español. Sorprendidos por la ferocidad, crueldad, las posiciones españolas, más puestos de mera vigilancia que elementos defensivos en sí, caían uno tras otro: unos tras una épica defensa; otros capitulados, confiados en una palabra dada que convirtió a los atacantes en criminales cuando no respetaron, en la gran mayoría de los casos, las mínimas normas de la guerra.

Río Guadiana, foto Pilar Galán

Y, como ocurre en tantos episodios de la Historia de España, siempre una luz brilla y disipa las nubes y algunos saben llevar su compromiso hasta el final.

Mañana, día 23, en la Base “General Menacho”, acantonamiento de la Brigada “Extremadura XI”, el RAC “Castilla” conmemora al Santo Patrón del Arma de Caballería, Santiago. Mañana el Grupo Acorazado “Calatrava” II/16 formará con sus galas y con su dilatada historia

Pero mañana será un día distinto. Mañana es el Día del Centenario, 23 de julio. Tal día como éste, pero de 1921 el Regimiento de Cazadores “Alcántara” 14º de Caballería, escribirá una de las páginas más gloriosas de la historia de la Caballería Miltar de todos los tiempos. Las operaciones para cubrir la retirada de una masa desordenada, inerme, exigirán el sacrificio de más del ochenta por ciento de su fuerza. Las sucesivas cargas en el río Igam…”la última carga al paso…” se harán legendarias…y nunca adecuadamente recompensadas. Pero no importa, quede claro que no importa…

Mañana, en la plaza de Armas “Duque del Infantado” junto al GCAC “Calatrava” II/16 se podrán ver dos viejas placas de mármol con medio centenar de nombres escritos, placas que cumplen también casi un siglo. Son los caidos en combate de los Regimientos de Infantería “Castilla” y Gravelinas”, en las operaciones de los años 1921 y 1922, cuando acudieron a sostener la plaza de Melilla y al imposible rescate de tantos hermanos de armas.

Escribo ahora en la noche del 22 al 23. Y hace exactmente un siglo, en la plaza de Badajoz algunos de sus altos mandos sabían algo de lo que estaba ocurriendo, lo temían. No debieron dormir esa noche el general de división, gobernador militar, el laureado Ricardo Burguete de Lana, ni el de la brigada, el también laureado héroe de Cascorro, Francisco Neila y Ciria. Ni muchos otros mandos y responsables de la plaza, con el ajetreo de los ordenanzas y ayudantes, cuando ya próximos a las cuatro de la mañana se recibe la orden perentoria de enviar dos batallones de infantería, de los dos regimientos de la guarnición, a Melilla

Porque mañana día 23, se cumple un siglo exacto de la salida del Batallón Expedicionario “Castilla” a la Campaña del 21; el día 24 lo haría el “Gravelinas” y unos días después una batería del 2º Batallón (sic) de Artillería de Posición, de Mérida, en el que sirvieron un corto tiempo dos personajes que acababan de entrar en la leyenda el capitán Federico de la Paz y el teniente Flomesta Moya. De Cáceres marchó expedicionario un batallón del Regimiento “Segovia” nº 75 de Infantería. En fin, de todas las guarniciones de Extremadura.


Todas las Unidades se vieron involucradas en la campaña, elementos de Ingenieros, de Intendencia y gran número de componentes del “Villarrobledo” 23º de Caballería fueron destinados para cubrir bajas y completar equipo, armamento y material.

También “Sicilia”, “Saboya”, “Las Navas” y “Cantabria”, desde otras guarniciones, acudieron al combate. La que hoy es nuestra Brigada “Extremadura” XI también marcharía en la figura del general Neila que mandó columna en el primer periodo de operaciones o en la del general Burguete que llegaría a ser Alto Comisario…cuanta historia…cuanta historia…

Noticiero Extremeño, Badajoz, 24 julio 1921
 

 Mañana, celebrando a Santiago, el “Calatrava” -“Ellos perecerán, más tú triunfarás”- nos hará recordar, rememorar, admirar y, una vez más,  honrar a los jinetes que a esa hora, ese día de un siglo atrás lo dieron todo, con eficacia y denuedo.

 Mañana las palabras, del general, del coronel, nos retrotraerán a hace cien años, cuando a la caída de la tarde, preparado el batallón en apenas medio día, partían a la estación de ferrocarril desde su acuartelamiento el el viejo caserón del convento de San Francisco, en el corazón de la plaza fuerte de Badajoz.

 

Mañana, un siglo después habrá también un recuerdo para la guarnición de Badajoz que, sin descanso, sigue hoy destacando a sus hombres y mujeres en Mali, Letonia, Líbano…o donde haga falta.

Nuestra más cálida felicitación para nuestros jinetes de “Calatrava” en el día de su Patrón y nuestro saludo y mejores deseos para cuantos ahora cumplen misión lejos de la Patria.

jueves, 3 de junio de 2021

El Regimiento Acorazado “Castilla” nº 16 en su 228º Aniversario.

En la Base “General Menacho”, sede de la Brigada “Extremadura” XI, se celebró el Acto Institucional del 228º Aniversario, el 1º de junio, el “Día del Regimiento”. 

 


Incorporación de la bandera coronela a la formación

Con las más estrictas medidas de seguridad y con un muy corto número de invitados, formó la Unidad bajo el mando del Sr. Comandante don Francisco Javier Naranjo Aybar, jefe accidental del Batallón de Carros de Combate “Mérida” I/16, compuesta por: Banda de Guerra de la BRI XI, Escuadra de gastadores del BICC “Mérida”, BICC “Mérida”, dos compañías, GCAC “Calatrava” II/16, dos escuadrones y Sección de época “Duque del Infantado.

 

Banda de guerra de la BRI "Extremadura" XI

Hemos de señalar que un cierto número de integrantes del Regimiento están disfrutando el permiso reglamentario, tras más de seis de misión en Mali y otro personal no puede asistir, tanto por estar desarrollando misiones relacionadas con la pandemia de covid como por las restricciones que ésta impone a los actos públicos.

 

Mando de la formación y batallones

La presidencia del Acto la ejerció el Ilmo. Sr. Coronel del Regimiento, don Jesús Moreno del Valle, que hace el nº 93 de los jefes de “El Héroe”.

Incorporación del Estandarte a la formación

 Tras los toques de ordenanza, formó la Unidad y recibió a la bandera coronela, tradicional distintivo del regimiento, y al guión-enseña de la 1ª Cía del BICC, primera del primer batallón: distintivo con los colores de la Medalla Militar colectiva que esta Compañía tiene derecho a ostentar.

Honores y novedades al Ilmo. Sr. Coronel  
 
Señalemos, para los menos conocedores del Historial del “Castilla”, que éste Regimiento lleva en su Estandarte una corbata, distintivo, de la Cruz laureada de San Fernando, y otras dos correspondientes a las Medallas Militares colectivas obtenidas por dos de sus batallones. Asímismo posee esta Medalla Militar colectiva la primera compañía del primer Badallón del Regimiento, en representación de aquella que la obtuvo y que formaba parte del desaparecido Bon. 221.

Revistando la formación
Tras rendir honores, a los acordes del Himno nacional, al laureado Estandarte, se recibió al Ilmo. Sr. Coronel que revistó la fuerza en formación.

 

La despedida del veterano

Se iniciaron los actos con la “Despedida de la Bandera” para aquel personal que deja el Regimiento con ocasión de su pase a la reserva, en este caso el cabo mayor don Juan Enrique Talaván García, tras cuarenta años de servicio en el Ejército, más de la mitad en el “Castilla”. Se procedió a la entrega de recompensas a los miembros de la Unidad, tanto los distintivos generales de la Cruz del Mérito Militar con distintivo blanco, como las recompensas por el tiempo de servicio con intachable conducta. A todos, nuestra más cordial enhorabuena.

 

Entrega de recompensas, ...a la veteranía y buen hacer...

A continuación, y especialmente emotivo fue, en este caso, la entrega a nuestro “Castilla” de un presente y una bandera de mochila enmarcada, y que había sido bendecida por S. S. el Papa Francisco, por parte de la Asociación “Princesas Rett”, que preside nuestro cabo don Francisco Santiago Aranda, y que es referente internacional en la búsqueda de fondos para impulsar la investigación de esta enfermedad llamada rara, y con la cual colabora nuestra Unidad. En palabras textuales del Ilmo. Sr. Coronel: …Santiago, los componentes del regimiento seguirán apoyando porque también creemos que todas las Princesas merecen un final feliz. Gracias por tu ejemplo y deseamos a la Asociación los mayores éxitos en todas sus iniciativas…

Entrega de recompensas, ...a la labor diaria y la superación...

El Ilmo. Sr. Coronel se dirigió a continuación a todos en un medido discurso en el que reseñó de modo breve la historia del “Castilla”, desde su fundación en 1793, a su intervención en la defensa de Zaragoza en 1809, donde la dos veces Muy Heróica Ciudad, dio a nuestro Regimiento el sobrenombre de “El Héroe”; sin olvidar que este año se cumplen cien de la Campaña del Riff, donde el “Castilla” acudió de los primeros y donde el Sr. Coronel quiso resaltar el orgullo que debe embargar a nuestro “Calatrava”, nuestros Dragones de Calatrava, por la conmemoración también de la gesta sublime del laureado Regimiento “Alcantara” de Caballería…este año debéis sentiros especialmente orgullosos de lo que sois y de lo que significa pertenecer al Arma de Caballería…

La Asociación Rett al RAC "Castilla"

Puso de relieve la labor desarrollada en este año por el “Castilla”: Misión en Malí, liderando el grupo de protección y bajo el mando del Sr. Teniente coronel jefe del Grupo de Caballería; “Operación Baluarte” en cooperación al llamado “rastreo” de colaboración con la Sanidad Nacional; “Operación Balmis” en apoyo a las Autoridades civiles, con presencia en toda Extremadura –más de 100 misiones y 41.000 kilómetros recorridos-; preparación intensiva para una nueva misión en Letonia, que liderará nuestro Regimiento hermano, el Viejo Tercio de Saboya, y al que el “Castilla” aporta una sección de carros de combate y el correspondiente equipo de mantenimiento; ejercicios internacionales en Portugal y ejercicios nacionales, evaluación y certificación de tripulaciones, en San Gregorio (Zaragoza);  el Premio a la Excelencia en el Mantenimiento, premio nacional otorgado este último año a nuestro Grupo de Caballería Acorazada “Calatrava” por la callada y relevante labor diaria del cuidado de equipos, vehículos y materiales, lo que tanto redunda en el espírtu de cuerpo, la disciplina, operatividad y, muy importante, el cuidado y respeto de lo que la Nación, el pueblo, pone en nuestras manos. Este Premio, el más relevante en esta área lo otorga el mando de Apoyo Logístico del E. T.

Palabras del Ilmo. Sr. Coronel, historia, trabajo y esfuerzo.

En fin, una exposición que yo resumiría en la consideración de que en 228 años de historia y servicio a España, han cambiado los materiales, las personas y los sistemas pero que el espíritu de servicio y sacrificio y entrega es la misma que tuvieron, en ocasiones en circunstancias más graves, los que nos antecedieron.

Recuerdo y agradecimiento   

 Tras el homenaje, siempre entrañable, a los Caidos, se procedió al desfile  con el Estandarte escoltado por toda la Unidad y a la dislocación de la fuerza.

Desfile y dislocación







  

Un día más en la Historia del “Castilla”, un paréntesis en la labor diaria para el recuerdo y agradecimiento a quienes nos precedieron. Finalizados los actos…vuelta a la tarea cotidiana y al servicio…¡¡Castilla, fue siempre así!!


 

martes, 25 de mayo de 2021

RAC "Castilla" nº 16. 228º Aniversario.

 Con una Exposición en el Palacio de Capitanía en Badajoz, plaza de López de Ayala, entre otros actos, conmemora el Regimiento Acorazado "Castilla" nº 16 el 228 Aniversario de su fundación y los 169 de la concesión de la Laureada de San Fernando a sus Batallones.

Acto en conmemoración de la concesión de las Corbatas de San Fernando.


Por Real Decreto de 26 de julio de 1852 se concede al Brigadier coronel del Regimiento "Castilla" la Cruz de 4ª clase de Real y Militar Orden de San Fernando y a los Batallones I y II de la expresada Unidad las Corbatas de la expresada Orden por tan señalado hecho de armas.La acción recompensada tuvo lugar en las Canteras de Utrillas (Teruel) el 23 de mayo de 1839, cuando el Regimiento toma parte en los combates encaminados a levantar el sitio puesto por los carlistas a la villa de Montalbán (Teruel)

  

Por otra parte, aunque por muy poco tiempo, solo hasta el jueves día 27 de mayo, en horario de 09'00 a 14'00 horas y de 18'00 a 21'00 horas, se ha organizado una pequeña exposición de algunos de los fondos del "Castilla", un repaso a la historia, los personajes, banderas y vicisitudes de la Unidad en estos 228 años.




Dificil es señalar algún elemento o documento, algunos de gran valor histórico y otros de más valor social y sentimental, como el uniforme que llevamos o el vehículo que tripulamos...




Pero en esta ocasión queremos llamar la atención sobre el Album del Regimiento, copia del regalado al Rey de Portugal don Carlos I de Bragança, en 1906, cuando fue nombrado Coronel honorario del Regimiento de Infantería "Castilla" nº 16 y la galería de coroneles y personajes destacados de la Unidad.

En clave contemporánea señalar, con orgullo, la destacadísima presencia del equipo femenino de fondo. Las cinco componentes se proclamaron vencedoras por equipos de una de las más duras carreras de fondo de España, los "101 kilómetros de Ronda" en los años 2018 y 2019, organizada por La Legión. Este equipo tiene otros muchos trofeos de atletismo tanto en modalidad colectiva como individual.

En fin...Medallas, distintivos concedidos al "Castilla" en muy diversas ocasiones: Zaragoza 1809, donde toma el sobrenombre de "El Héroe", Tepeaca, en México (campañas 1811-1821), Bilbao, Viana del Bollo...



Terminamos señalando la presencia de la Asociación de miniaturistas AMEBA, auténticos artistas, grandes conocedores del material, vehículos y uniformología militar que colaboran en esta exposición, mi agradecimiento para ellos, como para el personal de la Unidad que colabora estos días en la recepción de visitantes y, por supuesto, para el Subofial Mayor del RAC "Castilla", Sr. Solís, por su trabajo y amabilidad proporcinándonos información sobre esta actividad de nuestro, siempre, Regimiento.


domingo, 16 de mayo de 2021

210º Aniversario de la Batalla de La Albuera.

Hoy es 16 de mayo, ronda ya el mediodía. A estas horas, hace 210 años se dirimían los últimos, sangrientos, compases de una batalla crucial en la Guerra de  Independencia española.

En la pequeña, y Muy Heroica, villa de La Albuera, a cuatro cortas leguas al sur de la plaza fuerte de Badajoz, el Ejército francés acudiendo en ayuda del Badajoz ocupado un par de meses antes, fue frenado por el Ejército aliado hispano, británico y portugués.

 

La Albuera, Díaz de la Riva, 1964

Esta batalla determinó, en el desarrollo de la Guerra, el principio del fin del dominio galo en la península. Hasta esta fecha, 16 mayo 1811, los franceses, sin duda el mejor Ejército sobre el terreno de toda Europa, que es como significar el mejor del mundo, había ido ocupando poco a poco casi toda la península; en el oeste a falta prácticamente de Cádiz, capital de la resistencia, y en el este el mariscal Suchet, tras repetidas victorias en Cataluña y Aragón avanzaría sobre Valencia, que ocuparía en enero de 1812, última gran victoria francesa en España.

En los campos de La Albuera, gentileza Francisco Gómez

Desde este “jueves de La Albuera”, hasta la derrota francesa, sin paliativos,  de los Arapiles, 12 julio 1812, las fuerzas aliadas mantendrán sujeto, con altibajos, el arrollador avance del invasor. A partir de Arapiles comenzaría el declive napoleónico en España.

  
"Transparencia" para conferencia de la Batalla, 1998

Pero otras consecuencias importantes determinaría este Día:

Tras la batalla, tras el enorme desgaste y bajas consecuentes en ambos bandos, los franceses garantizaron la ocupación de Badajoz por casi un año más. No sería hasta abril de 1812 que sería recuperada.

Por otra parte, el extraordinario Ejército francés, con el mariscal Soult a la cabeza, alabado como el mejor táctico, el mejor maniobrero, de Europa, no podría ya entrar en Portugal, de donde se retiraba con grandes daños el mariscal Massena por estos días. Dejando al vecino país libre de invasores, que serviría de retaguardia y campo de reorganización estratégico, decisivo,  muy importante.

Allí se forjó, y tuvo su bautismo de sangre el Cuerpo de Estado Mayor, Emeterio Velarde y Martín Párraga, soldados duchos en la acción, conocedores de hombres, bagajes y terrenos, murieron durante la acción.

El Regimiento "Irlanda" en combate, Asociación de Recreaciones Históricas

Y también, y muy importante para la destrozada y dolorida España, los campos de La Albuera, vieron el comportamiento disciplinado y eficaz, trágicamente eficaz para los atacantes franceses, de los Soldados españoles, y permítanme esta vez la mayúscula en Soldados. Los batallones de Reales Guardias Españolas II y IV, Regimientos “Murcia”, “Irlanda”, “Canarias”, “Pravia”, “León” o “Lena” se mantuvieron firmes bajo el fuego, sufrieron múltiples bajas y causaron más, a las poderosas columnas de ataque francesas, las que se habían apoderado de Europa. Cerraron sus filas ante las muchas bajas padecidas y  aguantaron hasta prácticamente agotar la munición.

Desafortunadamente ni los nombres de estas Unidades, ni sus Historiales, se mantienen hoy entre las Unidades Operativas del E. T.

Una batalla que, ya por entonces, a pesar de las terribles que habían de celebrarse, ha pasado a la historia por ser una de las más sangrientas, y no por el número de bajas, que fueron muchísimas, si no por el modo en que se produjeron, cuatro horas apenas, de combate directo, en siete horas de batalla,  a corta distancia, distancia de mosquete, ¿setenta, ochenta metros?...se batieron sin ceder españoles, británicos, portugueses, alemanes, polacos y franceses.

En fin, hoy se conmemoran, como ya señalamos, los 210 años de la gran batalla…

La Albuera, 180º Aniversario, 1991

Y también los treinta desde que se empezaron a desarrollar, de manera continuada y organizada, los Actos conmemorativos. Fue el Regimiento de Infantería Mecanizada “Castilla” nº 16 -la Compañía 1ª del lamentablemente desaparecido Batallón “Alcántara”- el que formó por primera vez en tan memorable lugar un 16 de mayo de 1991.

La Brigada “Extremadura” XI, asumió entonces la responsabilidad de estas conmemoraciones y todas sus Unidades, encabezadas por el Regimiento “Saboya”  el Tercio Viejo; el Grupo de Artillería, la Unidad de Zapadores, los Ingenieros, todos herederos, depositarios, de aquellos soldados de los campos de Albuera, honran el sacrificio de aquel día “de gloria y dolor”.

La Albuera, 180º Aniversario, 1991

Vaya hoy, además, mi recuerdo y agradecimiento al pueblo de La Albuera, a sus vecinos, que han sabido recuperar, honrar y reunir a los antiguos países combatientes, para celebrar la paz y la unión de Europa. Gracias.

martes, 9 de junio de 2020

Libros de soldados: "Enrique Segura Otaño. La espada y la pluma"


El teniente coronel Enrique Segura Otaño es, sin duda alguna, una de las figuras más importantes de la cultura extremeña en el Badajoz del siglo XX. Por su producción literaria en general, por su gestión cultural y por su influencia social.
Su formación militar contrastada en combate, sus aportes a las relaciones internacionales desde su puesto de destino y su comportamiento leal en momentos trágicos de España, retratan perfectamente al disciplinado soldado que fue, como tantos otros, mal pagado por el poder político y bien alabado y respetado por sus conciudadanos. Tiempo habrá de ocuparnos en detalle de este viejo soldado que sirvió en el Regimiento “Castilla”. De este navarro que entre nosotros se quedó como Hijo Adoptivo de Badajoz y reconocido intelectual.



IGLESIAS SEGURA, Manuel, Enrique Segura Otaño. La Espada y la Pluma, Badajoz, Fundación CB, 2019. 17X24, 166 páginas. Prólogo de Mª Dolores Gómez-Tejedor Cánovas, Cronista de Badajoz.

Con el número 7 de su colección “Personajes singulares” nos acerca la Fundación CB este libro sobre el militar y escritor Enrique Segura Otaño, editado a finales 2019 y presentado no hace mucho en la Sala de Exposiciones de la propia Fundación: Enrique Segura Otaño. La Espada y la Pluma, de Manuel Iglesias Segura.
Aunque manido, muy acertado el subtítulo, La Espada y la Pluma, pues esa doble condición, y en destacado grado en ambas, marcaron la existencia del biografiado.
Don Enrique Segura Otaño había nacido en Estella (Navarra) en 1882 y el azar de tener una hermana casada en nuestra ciudad hizo que recalara aquí para unas vacaciones. Bien puede señalarse -como nos dice la Archivera y Cronista Mª Dolores Gómez-Tejedor Cánovas en el prólogo- que la ciudad le encandiló. Aquí vivió, amó, escribió y, también, padeció. Se integró y amó tanto a Badajoz, a Extremadura, que fue Hijo Adoptivo de la ciudad que supo, al menos, agradecer su destacada labor cultural.
Ahora su nieto, Manuel Iglesias Segura, en deuda con la persona más que con el personaje; en deuda con la destacada labor desarrollada por don Enrique, no acerca a su figura.
Hijo del biografiado fue el profesor de Literatura, Director también de Instituto de Bachillerato "Zurbarán", don Enrique Segura Covarsí, fallecido tempranamente, y que había dejado inconclusa una biografía de su padre. Compañero de don Enrique Segura hijo fue el también profesor, y Archivero e investigador, don Arcadio Guerra Guerra, que dejó inédito un trabajo de investigación en el que señalaba las publicaciones de don Enrique padre, en el Diario HOY, de Badajoz.
Imagen y reseña del capitán Enrique Segura en el Palacio de Capitanía, Badajoz
Manuel Iglesias Segura, experto músico y musicólogo, divulgador del flamenco y la música andalusí, es autor de varios libros sobre el mundo del flamenco, del arte y de los gitanos en Badajoz; colaborador en muy diversas empresas culturales, con larga estancia formativa y de trabajo en el extranjero y, eso es de mi cosecha, un auténtico “dinamizador cultural” (vaya palabro, sic) de la sociedad badajocense.
Heredero, depositario, del legado de su abuelo, hacía tiempo que acariciaba, anhelaba, la idea de ofrecer este trabajo en el que, por una parte se junta lo emocional, íntimo, del cariño familiar a una figura como el abuelo y, por otra, la constatación de que don Enrique Segura Otaño, fue un personaje intelectual de primer orden en la Extremadura del siglo XX.
Gracias a la labor de la Fundación CB ha podido publicar este libro; libro en el que se reúnen tres obras -si no es acertada la descripción es aclaratoria la frase- ya que el autor plasma sus recuerdos y añade el incompleto trabajo biográfico de su tío y la bibliografía recopilada por don Arcadio Guerra. Amén de sus recuerdos, infantiles en su mayoría, el autor añade el retrato social y cultural, muy sucinto, del biografiado a modo de apuntes de una intensa vida de escritor.
Don Enrique Segura Otaño junto a su hijo Enrique. Archivo familiar
No elude Manuel Iglesias el no muy conocido episodio, trágico, de la guerra civil que truncó la carrera militar de don Enrique Segura Otaño, por entonces con el empleo de teniente coronel, de que emergió, con más fuerza si cabe, el espíritu del soldado volcándose en una tarea ingente en pro de la cultura, arma más poderosa no la hay: periodista, director del Centro de Estudios Extremeños, miembro de la Real Sociedad Económica, desde 1914, Presidente de la misma desde 1964 a su fallecimiento en 1975, Secretario del Ateneo, traductor del francés y del portugués, personaje imprescindible en la actividad socio-cultural del Badajoz del siglo XX. Al final de su vida pudo ver el fruto de su labor siendo reconocido como Hijo Adoptivo. Personaje singular, pleno de labor escrita, este libro de Manuel Iglesias Segura debe servir, al menos, para fijarse en sus aportaciones a la cultura hispano portuguesa y abrir nuevos caminos a la investigación y análisis de su obra.